HISTORIA DE LA TORTA NEGRA GALESA DEL SUELO PATAGÓNICO

En 1863, cuando el Presidente Bartolomé Mitre, instauró la República Argentina, el entonces Ministro del Interior Don Guillermo Rawson, trae la propuesta del país de Gales al gobierno, de parte de los señores Lewis Jones y John Parry "Conde de Madryn", para que en el sur del río Negro se instale una colonia Galesa. Esta llega a las costas del actual Puerto Madryn el 28 de Julio de 1865 a bordo de un velero, llamado Mimosa. En él, llegaron 153 hombres y mujeres con el solo propósito de mantener vivas sus tradiciones, cultura, religión y cultivar este árido y bello suelo Patagónico.
Los galeses pensando en su torta de casamiento y de Navidad, y utilizando las escasas materias primas que conseguían de Buenos Aires, desarrollan la Torta Negra, que desde entonces y en la actualidad, se reconoce como típico de la colonia Galesa en la provincia del Chubut, netamente Patagónico.
Uno de aquellos primeros colonos, llamado John Jones, quien recibía el apodo de Mountain Ash, por el lugar de Gales de donde provenía, mantuvo su receta en el seno familiar, pasándola de generación en generación, conteniendo como característica principal, los verdaderos secretos del bouquet familiar. Es aquí, en la estepa patagónica, donde los primeros colonos provenientes de aquella tierra verde inventaron una torta. Querían que durase mucho tiempo, para llevar en las largas travesías por el desierto en busca de otra verde comarca que los albergara.
La torta negra galesa, es un patrimonio gastronómico de la provincia del Chubut, y tiene diferentes versiones.
La experiencia indica que el postre es más sabroso si se lo deja orear dos días. La historia cuenta que, una vez instalados los colonos, comenzaron a utilizarla como torta de bodas, el último piso se retiraba y se guardaba envuelto en un fino papel, en una lata bien cerrada. Año a año, para conmemorar su aniversario, los novios compartían una porción de esa torta especial. Actualmente, se continúa con esta tradición, conservando porciones de torta galesa en papel manteca o de aluminio y guardándolas en un recipiente hermético, lo que asegura uno, tres y hasta más años la conservación del mejor sabor para la hora del té o para acompañar con un vino blanco dulce.
RECETA:
Ingredientes
- 1 kilo de harina leudante
- 250 gramos de fruta abrillantada
- 250 gramos de pasas de uva sin semillas
- 125 gramos de pasas de ciruelas sin carozo
- 125 gramos de higos negros tiernos
- 250 gramos de nueces
- 400 gramos de mantequilla
- 1 taza de azúcar negra
- 1 taza de azúcar blanca quemada (caramelo)
- 4 huevos
- 1 pizca de nuez moscada rallada
- 1 pizca de clavo de olor
- 1 cucharadita de canela
- Coñac o ron - Esencia de vainilla
Preparación
Macerar en coñac o ron las pasas de uva durante 24 horas. Batir la mantequilla con el azúcar negra, agregar los huevos, mezclar bien e incorporar la fruta, la nuez moscada, el clavo de olor, la canela y la esencia. Agregar la harina y unir todo con el caramelo.
Volcar en un molde enmantecado y enharinado, y colocar en horno moderado durante una hora y media.
Sugerencias:
Para acompañar la torta galesa proponemos otra alternativa de maridaje, menos convencional que la infusión de té. Recomendamos hacerlo con un vino de cosecha tardía elaborado a partir de una cepa blanca, ya que la acidez y las notas cítricas del vino se balancean con el dulzor y equilibran la intensidad de aromas de la torta. Además, las notas de miel y frutas maduras y secas que caracterizan a estos vinos combinan muy bien con las frutas propias de la torta
Otra posibilidad, es acompañarla con un vino de alto grado alcohólico, estructura y dulzor, pero de cepa tinta. Se trata de una torta que combina sabores complejos y especiados, que van muy bien con un vino dulce fortificado de uva Malbec.
CONSERVACION DE LA TORTA NEGRA
Dado que el producto es totalmente natural, y no posee conservantes, es conveniente tener en cuenta lo siguiente:

  • Evitar que el producto esté al alcance del sol o calor.


  • Mantenerlo en lugar seco, oscuro y fresco.


  • No conservar en heladera, el frío de esta seca al producto perdiendo sabor.

Luego de abierto el envase de la torta:

  • Al caracterizarse la torta negra por ser frutada, no la corte como una torta tradicional, córtela en fetas de no más de 1,5 cm. de espesor de esta forma evitará que se rompa el centro.


  • Dejar al aire libre unos minutos antes de consumirla.


  • Conservarla en un recipiente herméticamente cerrado, en lugar fresco, oscuro y seco, para evitar que el contacto del producto con el aire, produzca sequedad en el mismo.

Fuente: Catering the class


Blog Widget by LinkWithin
 
Club de Vinos Bolivia - Wordpress Themes is proudly powered by WordPress and themed by Mukkamu Templates Novo Blogger